La red social por excelencia, en estos momentos, es Facebook. Cuenta con más de 1.200 millones de usuarios y la capacidad de viralización de los contenidos es muy considerable, si sabes hacer bien las cosas.

¿Página o perfil?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que Facebook tiene dos tipos de cuenta: los perfiles personales y las páginas. Los perfiles personales están reservados, única y exclusivamente, para personas. Esto quiere decir que si eres una iglesia, o una empresa, o un personaje famoso o un club de fans NO debes crear un perfil, sino una página de Facebook. Si no lo haces así, y si Facebook te pilla, te cerrará la cuenta.

¿Cuáles son las diferencias entre uno y otra?

  • La primera es que los perfiles tienen amigos, a quienes tú tienes que aceptar, y las páginas tienen fans, quienes solo tienen que hacer “me gusta” para seguir tu página.
  • La segunda es el límite de seguidores. El perfil está limitado a 5000 “amigos”, mientras que la página no tiene límite en el número de seguidores.
  • La tercera es en la forma de interactuar. En un perfil tú puedes enviar mensajes directos a tus amigos, la página solo puede responder a los comentarios o mensajes enviados por los fans.
  • La cuarta son las capacidades estadísticas. En un perfil no tienes acceso a estadísticas, en una página tienes una batería de informes bastante interesantes.

¿Y qué supone esto?

La única cuestión que puede ser una “pega” es la imposibilidad de enviar un mensaje directo a todos los seguidores. En su lugar tienes que crear una entrada y compartirla desde los perfiles personales para darle el mayor alcance posible. También se puede “patrocinar” una publicación para que le llegue a todos los seguidores (y sus contactos) y no es nada caro (sale más barato que repartir folletos en la calle).

¿Qué tipo de contenidos funciona mejor en Facebook?

Los mejores tipos de contenido son las imágenes y los vídeos. Este tipo de contenidos suele tener un 37% más de actividad que si es solo texto, aunque una “entradilla” de unas dos o tres líneas explicando lo que se van a ver ( 80 palabras o más) mejora la interacción y los comentarios en un 100%.

Publica de forma regular (pero no más de 1 o 2 post diarios) y aprovecha los fines de semana en los que se publican menos actualizaciones y se puede mejorar el resultado en un 25%.

Las mejores horas para publicar los artículos es justo al acabar la jornada laboral o de estudios y a la hora de la comida, pero también es cuando más competencia hay, así que prueba a colocar unas actualizaciones en ese rango y otras fuera de él.

Para conseguir que las personas compartan o den “like” a tus publicaciones procura ser positivo (céntrate en las soluciones), usa signos de exclamación e incluye alguna pregunta en el texto que anime a comentar (¿Qué te parece…? ¿Qué harías si…?).

NUNCA ESCRIBAS EL TEXTO COMPLETO EN MAYÚSCULAS, en internet equivale a gritar y se considera ofensivo, pero puedes hacerlo para RESALTAR una palabra concreta.

Usa hashtags que son palabras clave precedidas del signo “#”. Esto ayudará a que tu contenido pueda ser localizado si alguien busca por esas palabras clave, pero NUNCA más de una o dos.

A continuación tienes una infografía que ilustra lo que acabamos de ver.

 

el post perfecto en facebook

 

imagen de cabecera cortesía de Sean MacEntee en Flickr (CC)
Share This
A %d blogueros les gusta esto: