Escoger al equipo que se va a encargar de trabajar la web y las redes sociales de la iglesia es una de las cuestiones más críticas y uno de los problemas peor abordados.

Cuando hablo con pastores o ancianos las objeciones suelen ser dos.

O bien es del tipo: “No tenemos a nadie que sepa de informática”, o bien es justo lo contrario: “ya tenemos a un par de jóvenes que saben mucho de informática (o de Facebook)”.

Pues bien, ambos planteamientos son erróneos.

Cuando hablamos de usar Internet o las Redes Sociales como parte de la estrategia evangelizadora de la iglesia estamos hablando precisamente de eso: de evangelizar.

Evangelizar es compartir el evangelio, no programar

Cuando preparas un equipo de evangelismo escoges a los integrantes en función de sus dones para el evangelismo, y no de su profesión, salvo que necesites un técnico de sonido o de iluminación.

Pues bien, este caso es el mismo.

Cierto que para crear la web, y para modificar el diseño gráfico, es preferible contar con especialistas, pero una vez creadas, y especialmente si utilizas un gestor de contenidos del tipo de wordpress, ya no necesitas de un programador para subir los contenidos.

De hecho, he enseñado a personas a subir artículos en apenas 15 minutos y por teléfono.

En la inmensa mayoría de los casos, si sabes usar un editor de textos en apenas una hora ya lo estarás usando sin problemas.

Lo que de verdad necesitas son personas capaces de crear esos contenidos y de relacionarse con las personas que van a interactuar con ellos.

Y encontrar a esas personas que sepan conectar con otras, que puedan transmitir el mensaje del evangelio con sencillez y cercanía es más complicado, y es aquí donde se debe poner el foco.

En el capítulo 6 del libro de Hechos vemos cómo se dividen las tareas en una situación parecida.

Para atender la parte administrativa o técnica se escogieron diáconos de tal forma que la parte espiritual siguiera siendo llevada por los apóstoles.

Y este es un caso similar, los contenidos son evangelización, por lo que es mejor que personas llamadas y dotadas por Dios para esta tarea sean los que la realicen. La poca capacitación técnica necesaria es fácil de adquirir.

Otro capítulo aparte es el conocimiento del medio en el que se van a desenvolver.

Por ello, y del mismo modo que cuando se envía a un equipo de evangelismo a una zona se busca conocer las necesidades concretas de dicha zona y la forma de ser o de hablar de sus vecinos, también es necesario aprender a expresarse y a escribir tal y como la gente lo espera en Internet y Redes Sociales.

De hecho si estás aquí es porque quieres aprender a trabajar en la web de la forma adecuada, aunque esto lo iremos viendo poco a poco.

Si encuentras que estos artículos son de interés ayúdame a difundirlos compartiéndolos con personas que puedan estar interesadas.

 

Imagen de portada cortesía de David Amsler en Flickr

Share This
A %d blogueros les gusta esto: