Hemos estado hablando de la tradicional Escuela Dominical o de aquellas actividades dirigidas a los niños que asisten a la iglesia. Y son un objetivo muy importante porque están ahí y también necesitan conocer al Señor como su Salvador. Sin embargo, fuera de las paredes de la iglesia hay muchos otros que no han escuchado ni conocen nada sobre Jesucristo. ¿Qué actividades te vienen a la mente cuando piensas en alcanzar a estos niños?¿Cómo llegamos a ellos?

A mí me gustaría destacar tres actividades que considero que son eficaces: las campañas, las actividades de tiempo libre y las colonias. Aunque se puedan tomar cada una como un fin en sí misma, creo que en conjunto pueden ser unas herramientas muy efectivas para presentar a Dios en el barrio donde está la iglesia.

Las Campañas infantiles

Las Campañas infantiles son eventos en los que se presenta el mensaje de salvación dirigido a los niños. Suelen incluir mucha música, payasos y/o personajes cómicos, títeres o muñecos, juegos, sorteos y actividades muy variadas. Tienen mensajes muy cortos y claros como  “Dios te ama” o “Jesús quiere ser tu amigo”.

Hay algo que me gustaría puntualizar en cuanto a las campañas. En España, los niños no se mueven solos, siempre van acompañados de los padres. Sé que no sucede lo mismo en otros países donde, por diversas razones, los niños crecen en autonomía a más temprana edad y se les anima a trasladarse en autobús, ir al cole o a extraescolares sin un adulto. No voy a entrar aquí si esto es mejor o peor para el niño, pero la realidad española es que para alcanzar al niño, primero hay que ganarse, al menos, el permiso de los padres.

Por tanto, organizar una campaña para niños sin tener en cuenta a los padres pensando que los niños van a acercarse después a la iglesia independientemente de los padres o tutores, no es realista. Sin embargo, estoy a favor de estas campañas para darse a conocer en una zona donde está o se tiene intención de plantar una iglesia, como principio o parte de un seguimiento.

A través de una campaña, el evangelio llega no solo a los niños sino también a los padres que escuchan. Acérquense a los padres pidiéndoles permiso para que sus hijos participen de las actividades que la iglesia organiza para ellos, pero después de que haya acabado el evento. No utilices las campañas como medio simplemente de atraer a los padres. Es un fin en sí mismo para que los niños escuchen la Palabra de Dios y el mensaje, en manera sencilla y lúdica, llega a todo el que está cerca. Déjales escuchar.

Las actividades de tiempo libre

Las actividades de tiempo libre son otra manera de expandir el evangelio. Estas acciones suelen organizarse periódicamente y pueden ser de lo más variadas. A través de juegos, dinámicas, historias, excursiones, visitas a museos, manualidades, charlas, películas y un montón de maneras más es posible presentar la Palabra de Dios a los niños.

Como se ha hablado en otras ocasiones, evangelizar no es solo presentar el mensaje de salvación. También es reflejar el amor de Dios, enseñar cómo la Biblia es relevante para la vida cotidiana. La Palabra tiene respuestas para todas las situaciones a las que se enfrenta el ser humano (incluido los niños). A través del cariño de los monitores, de las amistades que se puedan desarrollar entre los participantes, del aprendizaje de los principios bíblicos para la vida, o simplemente de la diversión sana, los niños pueden conocer el amor de Dios.

Las colonias

Las colonias son campamentos urbanos que se desarrollan habitualmente en horario de mañana sin pernoctación. Incluye muchas actividades y tiene la ventaja, frente a las actividades de tiempo libre periódicas, que permite profundizar más la relación monitor-niño o niño-niño debido a la duración de la misma.

Se puede comenzar una conversación más seria al no estar tan pendiente del reloj. Hay más tiempo también para discutir algún tema o preocupación que se haya vislumbrado. Por la misma razón, da más juego para organizar dinámicas más elaboradas o especializadas, y por tanto, más atractivas para que los niños (y sus padres) quieran participar.

Animo a las iglesias a que abran sus puertas con estas colonias en fechas clave como son las vacaciones de Semana Santa, las de verano o Navidad. Es una manera de darse a conocer en el barrio además de dar un servicio a los padres que trabajan y no tienen lugar donde dejar a sus hijos cuando el colegio está cerrado.

Con las campañas, actividades de tiempo libre y colonias, acercamos la iglesia a la gente de fuera. Principalmente, a los del barrio que nos rodea. Podemos presentarnos y dejar que nos conozcan, que nos pongan cara. De esta manera, se establecen puentes que les lleven hasta los pies de Cristo.

Si has participado de otro tipo de actividades evangelísticas infantiles, te agradecería que las compartieras. Escríbelas en un comentario. Seguro que inspirarás a otros. Gracias.

Imagen cortesía de Marianita en Flickr.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: